CUAJADA

CUAJADA

Compra: 

La CUAJADA, es un queso fresco, blando (no curado ni prensado), de leche pasteurizada de vaca.

Frescura de la CUAJADA:

La podemos apreciar en su color muy blanco, textura también muy suave cremosa y húmeda. Sabor totalmente neutro más bien un poco dulce, no debe tener olor fuerte ni sabor amargo. Olor fresco a lácteo, baja en grasa y de fácil digestión.

Al ir a comprar el producto al supermercado se deberá tener en cuenta:

  • Observe que la nevera donde se exhibe el producto, funcione adecuadamente (que esté enfriando).
  • Observar fecha de vencimiento del producto o caducidad del mismo, que no esté tapada, ni alterada, ni repisada. Escoger el producto con fecha lo más lejana posible.
  • Revisar empaque, que esté en óptimas condiciones, no sumido, averiado o golpeado. Tampoco con etiquetas rotas o desechas.
  • Mirar que el empaque no esté inflado (soplado), porque esto es indicio de que el producto ya está en descomposición.
  • Comprar el producto, al final del mercado, para que no se interrumpa “la cadena de frío” del mismo.

Usos:

Sola, con melado como postre. Y en preparaciones como salsas y repostería en general.

Almacenamiento de la CUAJADA:

Se conserva refrigerada entre 2-6 grados Centígrados  aproximadamente (parte alta de la nevera), en recipiente con tapa para que no se reseque ni cambie su sabor y olor. Debe consumirse lo más pronto posible ya que por su excesiva humedad tiene una vida útil muy corta.

Su duración también depende del tiempo que se encuentre en la fecha de caducidad o vencimiento del producto y  del cuidado tenido en su fabricación y  en la conservación, tanto del distribuidor como del consumidor.

En el refrigerador mantenga los productos lácteos lejos de las carnes, pescados, verduras y frutas, para evitar la “contaminación cruzada”.

Se ha de recordar que el tiempo de “vida útil” del producto, depende de su frescura en el momento de la compra y de su posterior almacenamiento y conservación.

Conservación:

Congelar. Refrigerar.

Duración:

2 meses. 4 días aprox.

Tips:

Si se coloca en recipiente de icopor (unicel o poliestireno) para refrigerarla, se conserva mucho mejor y con papel de cocina absorbente doblado en dos debajo del queso, para que recoja el suero que él suelta. Cambiar a menudo el papel para que no fermente.

Nota:

Porcionar siempre con cuchillo limpio. No se debe congelar porque cambia su textura y sabor, a no ser que se vaya a utilizar en preparaciones como postres o salsas, donde al mezclarla con otros ingredientes no se detecte su textura granulada y cambio de sabor.

Este producto se conserva refrigerado y bien tapado. Servir y consumir de inmediato.

Se ha de recordar que el tiempo de vida útil del producto depende de la frescura en el momento de su compra y de su posterior almacenamiento y conservación.

Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo.17