JENGIBRE

Descripción:

El JENGIBRE O KION, es una raíz de origen oriental, principalmente de China e India. Es de color beige. Tiene ramificaciones gruesas y anudadas.

Frescura:

Se aprecia en su textura firme y dura.

No debe tener partes secas, ni blandas.

Olor aromático característico suave, fresco y cítrico.

Sabor picante y fresco.

-También se puede conseguir en el mercado como condimento en polvo. Se aconseja usar con moderación porque es muy concentrado. Conservar a temperatura ambiente. (Ver especias y condimentos).

Al ir a comprar el producto en el supermercado, se aconseja:

  • Observar que el sitio de exhibición, esté limpio y adecuadamente refrigerado.
  • Escoger los productos, preferiblemente en este orden: Verduras, frutas, huevos, quesos y lácteos en general, después de los productos de despensa, pero antes de las carnes, aves, pescados y mariscos.
  • Al llegar a su destino refrigerar, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del mismo.

Usos:

El jengibre, se utiliza rallado o picado finamente como aromatizante o como condimento de la gran mayoría de preparaciones de la cocina oriental o asiática.

Tiene grandes propiedades benéficas para la salud. Se bebe mucho en infusiones y tés (en rodajas delgadas).

Almacenamiento:

Las raíces de jengibre se almacenan enteras y refrigeradas, dentro de bolsa plástica con perforaciones, caja para verduras o en bandeja de icopor (unicel) cubierta con Papel film (vinipel), en “el cajón de las verduras” o en “la puerta” de la nevera.

 

 

 

Caja Plastica Para Nevera

-Es un producto con larga “vida útil”.

-Si se ha comenzado a utilizar una raíz, colocarla dentro de un recipiente sin tapa, en la puerta de la nevera, hasta que se consuma toda.

Su duración también depende, de su frescura en el momento de la compra.

Conservación:

Refrigerar.

Duración:

2 meses.

Tips:

Aunque el jengibre tiende a parecer siempre fresco, mirar con detenimiento que las raíces no se estén volviendo leñosas (secas) o blandas (podridas).

Nutrientes y propiedades: Al JENGIBRE, se le atribuyen grandes beneficios medicinales, entre ellos la protección contra las infecciones a nivel respiratorio, ya que sube las defensas del organismo.

El jengibre, al igual que la mayoría de los vegetales, está compuesto en su mayor parte por carbohidratos (fibra), aunque también posee algo de proteína y pocos ácidos grasos. Minerales como: Calcio, magnesio, fósforo o hierro.

Vitaminas, entre ellas, A, B1, B2, B6, y C, E (antioxidantes).

PROPIEDADES.

– Contra el mareo (viajes).

Para aliviar los dolores del reumatismo.

Antiinflamatorio.

– Digestivo, el jengibre neutraliza el efecto causado por un exceso de ácidos gástricos.

– Ayuda a la flora intestinal eliminando microorganismos dañinos.

– Alivia el dolor y la hinchazón estomacal.

– Previene la aparición de úlceras y de gastritis.

Es importante respetar las dosis indicadas, ya que un exceso en su consumo puede producir gastritis y úlceras de estómago.

– Para el sistema cardiovascular, es un anticoagulante (previene los ataques cardiacos y anginas de pecho).

– Activa la circulación en caso de congelación.

– Para la irrigación sanguínea.

– Baja la presión arterial.

– Se utiliza para aliviar cualquier afección del sistema respiratorio, sobre todo gracias a sus propiedades expectorantes y antiinflamatorias. Además, el jengibre refuerza el sistema inmunológico.

– Contra la gripe, resfriados, sinusitis, disfonía e inflamación de garganta en general.

REMEDIOS HECHOS EN CASA.

– Para aliviar la tos, la fiebre y otros síntomas del resfriado, añadir a una taza de infusión de jengibre, el zumo de 1 limón y una cucharadita de miel. Se puede beber y hacer gárgaras.

– Masticar una rodajita de jengibre, calma el dolor de muela.

– El jengibre también se utiliza como tratamiento para la halitosis (mal aliento). Simplemente toma infusiones o masticar un trozo de jengibre fresco o encurtido (en vinagre).

IMPORTANTE.

El jengibre contiene algunos principios activos que si se toman en exceso, pueden producir gastritis, úlceras y hasta problemas de visión.

Para prevenir cualquier tipo de intoxicación, no se deben superar las dosis recomendadas por algunos especialistas (naturistas):

Fresco: 5 gr diarios.

En polvo: 1 gr diario.

Seco: 200 mg diarios.

Se aconseja consultar al médico, antes de comenzar a incluir el jengibre en el consumo diario.

PRECAUCIONES AL CONSUMIR JENGIBRE.

Respetando las dosis recomendadas, no ofrece ningún riesgo para la salud.

Pero es importante tener en cuenta las siguientes PRECAUCIONES:

Las personas con cálculos biliares no deben tomar jengibre (el consumo de este, puede provocarlos).

– Las mujeres embarazadas no deben consumir jengibre porque se pueden provocar daños hormonales en el feto.

– Las personas con problemas cardiovasculares que estén tomando tratamiento anticoagulante o para bajar la tensión, deben consultar con su especialista antes de consumir jengibre.

Nota:

Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo.

No lo deben consumir personas anti-coaguladas, ni mujeres en embarazo.