KUMIS

Compra:

El KUMIS, es un producto lácteo, obtenido mediante la fermentación de la leche de vaca.

Se encuentra en varias presentaciones como: En bolsa plástica, garrafa, tetra-pack y presentación individual.

Frescura:

Al ir a comprar el producto al supermercado se deberá tener en cuenta,

  • Observar que la nevera donde se exhibe el producto, funcione adecuadamente (que esté enfriando).
  • Mirar la fecha de vencimiento del producto o caducidad del mismo, que no esté tapada, ni alterada, ni repisada. Escoger el producto con la fecha más lejana posible.
  • Revisar el empaque, que esté en óptimas condiciones, no sumido, ni averiado o golpeado. Tampoco con etiquetas rotas o desechas.
  • Que el empaque no esté inflado (soplado) porque es indicio de que el producto no es apto para su consumo.
  • Comprar el kumis al final del mercado, para que esté el menor tiempo posible sin refrigerar y no se interrumpa “la cadena de frío” del producto.

Usos:

Solo o acompañado de algún delicioso bocadito de sal o de dulce, para las “medias nueves” y repostería en general.

Almacenamiento:

El kumis se debe mantener refrigerado.

Su duración depende de la frescura en la compra y del tiempo que se encuentre en la fecha de caducidad o vencimiento del producto.

Aunque así como hay veces que la fecha no se ha vencido, y puede suceder que el envase se sopló y el producto se dañó y hay que desecharlo. Puede pasar, en otras  oportunidades que la fecha ya se venció y el producto continúa en buen estado por un tiempo.

Conservación:

Refrigerar.

Duración:

Fecha Vencimiento Aproximada.

Tips:

Para el almacenamiento en la nevera del kumis en bolsa, después de abrirlo, colóquele en su abertura para que no se derrame si se voltea, una pinza de plástico de las que venden para cerrar bolsas en la cocina, es práctico y evitará regueros.

El tiempo que se encuentra en la fecha de caducidad o vencimiento del producto es aproximado, porque así como hay veces que la fecha no se ha vencido, y puede suceder que el envase se sopló y el producto se dañó y hay que desecharlo, también puede suceder, que otras veces la fecha ya se venció y el producto continúa en buen estado por un tiempo y puede aprovecharse.

Nutrientes y propiedades: El KUMIS, es un producto lácteo elaborado a base de leche fermentada.

Los fermentos lácteos, son alimentos probióticos, es decir que contienen microorganismos benéficos, que se multiplican y se mantienen en el intestino ayudando a la flora intestinal a eliminar toxinas y a digerir los alimentos.

Proporcionan vitaminas, proteínas y minerales en cantidades considerables.

-Mejoran la absorción de nutrientes en el organismo.

– Reducen el riesgo de enfermedades en el colon, incluso de cáncer.

-Sus grasas y sales contribuyen al crecimiento de niños y adolescentes y fortalece el sistema óseo en niños y adultos. (Ver NUTRIENTES en  los LÁCTEOS).

Nota:

Dejar fuera del refrigerador el menor tiempo posible.

– Si se ha comprado el producto en envase familiar (no personal), nunca beber directamente de este, sino servir en un vaso.

Esto, para no contaminarlo con saliva, ya que esta contiene una enzima la “ptialina”, que degrada los alimentos, dañándose el del envase.

-Servir y consumir de inmediato.

-Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo.