LECHUGA MORADA

Lechuga Morada

 

Compra de la Lechuga Morada:

La LECHUGA MORADA, es una hortaliza de hoja.  De tallos erguidos, hojas crespas, color vino tinto con algo de verde.

Su sabor es ligeramente amargo.

Uno de los problemas más comunes cuando se adquiere una lechuga y no se consume enseguida es que las hojas se van marchitando. Y es que, en la mayoría de los casos, la compra se hace cada 8-10 días y en el mejor de los casos una vez a la semana. Esto conlleva al deterioro del alimento pero con un poco de atención y ciertos cuidados, estos productos no tienen por qué terminar en la basura.

Frescura de la Lechuga Morada:

Se observa en sus tallos y hojas erguidos y satinados.

Al ir a comprar el producto en el supermercado, se aconseja:

  • Observar el sitio de exhibición, esté limpio y adecuadamente refrigerado.
  • Escoger los productos, preferiblemente en este orden: Verduras, frutas, huevos, quesos y lácteos en general, después de los productos de despensa, pero antes de las carnes, aves, pescados y mariscos.
  • Al llegar a su destino refrigerar, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del mismo.

Usos:

La lechuga morada se utiliza cruda en ensaladas, sazonadas con vinagretas y aderezos.

Almacenamiento de la Lechuga Morada:

  • Primero se retira la unión de sus hojas y se separan.
  • Observar que estén en buen estado y sin animalitos (babosas).
  • Lavarlas con agua a temperatura ambiente (si están sucias) y secar con paño absorbente y limpio.
  • Colocar en un recipiente con tapa preferiblemente de plástico, poniendo papel absorbente (seco) de cocina en el fondo.
  • Colocar las hojas de la hortaliza intercaladas para un lado y para el otro.
  • Nuevamente papel absorbente de cocina antes de la tapa.
  • Refrigerar en el cajón de las verduras o en la parte de abajo y frontal de la nevera, no al fondo, porque es muy frío y se queman.

Su duración también depende de la frescura al momento de su compra.

Conservación de la Lechuga Morada:

Refrigerar.

Los alimentos frescos como la lechuga, zanahoria y tomates entre otros, cuyo crecimiento se dá en contacto directo con el suelo o cerca de este, reúnen algunas de las características perfectas para causar infecciones alimentarias, razón por la que se deben tener en cuenta una serie de precauciones en el momento de su manipulación y consumo, para evitar residuos de contaminantes ambientales.

El proceso de conservación en el HOGAR, es uno de los aspectos que influyen, en el momento de obtener un producto más seguro. Debe tenerse en cuenta que en cualquier alimento fresco que requiera frío, si no se refrigera de manera rápida, los posibles microorganismos que contenga pueden multiplicarse. En el caso de la lechuga, la conservación se puede mejorar.

También es importante saber cómo deben conservarse para que se mantengan en buenas condiciones desde que se compran hasta que se consumen para alargar su vida útil.

Hay formas en que las hojas de la lechuga se pueden mantener frescas y garantizar así la prolongación de su vida útil. Estos son aspectos importantes: El lavado, el corte y almacenamiento en el refrigerador de este producto. 

La lechuga es una hortaliza que se consume cruda. Todo ello supone, en ocasiones, una mayor carga de contaminantes, ya que no se someten a ningún proceso de cocción que destruye la existencia de posibles agentes patógenos, restos de tierra, insectos u otro tipo de suciedad con capacidad para contaminar las superficies de la cocina donde se manipulan y los utensilios que se usan para ello.

Lechuga en bolsa

La lechuga que viene en bolsa suele durar más, aunque también se estropea antes una vez abierto el envase. Estos productos (IV gama) ya vienen limpios, cortados y listos para consumir y se les ha eliminado las partes no comestibles.

Las frutas, verduras y hortalizas ocupan un lugar especial en este sector para comodidad del cliente, pero se ha de tener cuidado de no romper “la cadena de frío”. En la mayoría de los casos estos productos se presentan en envases como bolsas o bandejas. Tienen una vida útil de unos siete días. Deben conservarse a una temperatura de unos 3 ºC o 4 ºC hasta que se utilicen.

A pesar de que en los últimos años se ha avanzado mucho en mejorar de la calidad y estabilidad de los productos alimenticios frescos y procesados se  debe tener especial atención a la presencia de microorganismos o agentes patógenos, mediante técnicas para mejorar su empacado y procesamiento y así su almacenamiento y conservación maximiza la vida útil y mantiene la calidad del producto.

 

Duración de la Lechuga Morada:

8-10 días aproximadamente.

Tips:

  • Se debe trocear con la mano o con cuchillo de acero inoxidable o de plástico para que no se marchite (oxide u oscurezca).
  • Después de picarla, colóquela en agua helada (o con hielo) y con limón, por al menos 5 minutos, se pondrá crocante y además perderá el sabor amargo que tiene.

Escurrir apretándola en el puño o en una centrífuga para vegetales. 

NUTRIENTES Y PROPIEDADES .

(Ver CONTENIDO DE NUTRIENTES y sus beneficios en  LOS VEGETALES).

NOTA.

  • No congelar.

·  Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo. 

    

Next PostRead more articles