RÚCULA

Rúcula

Compra de la Rúcula:

La RÚCULA O RÚGULA, es una hortaliza de hoja delgada y angosta, de color verde oscuro,  alargada con picos en los bordes y tallo largo y delgado, a rúcula no es una hortaliza cualquiera, es realmente especial, no solo por su peculiar y agradable sabor, sino por sus grandes ventajas para nuestro organismo

Frescura de la Rúcula:

Se verá en el color verde intenso de sus hojas y la firmeza de estas y sus tallos.

Al ir a comprar el producto en el supermercado, se aconseja:

  • Observar que el sitio de exhibición, esté limpio y adecuadamente refrigerado.
  • Escoger los productos, preferiblemente en este orden: Verduras, frutas, huevos, quesos y lácteos en general, después de los productos de despensa, pero antes de las carnes, aves, pescados y mariscos.
  • Al llegar a su destino refrigerar, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del mismo.

Usos:

La rúcula se utiliza cruda en ensaladas con vinagretas y aderezos. Es de un sabor poco común y delicioso.

Almacenamiento de la Rúcula:

  • En empaque de icopor y papel vinil o en recipiente preferiblemente de plástico, con tapa y con papel absorbente de cocina (seco) por dentro.
  • Mantener refrigerada en el cajón de las verduras o en la parte de abajo y frontal de la nevera, no al fondo, porque es muy frío y se quema.
  • Su duración también depende de la frescura en el momento de su compra.

Conservación de la Rúcula:

Refrigerar.

Duración de la Rúcula:

8-10 días aproximadamente.

Tips:

  • Cuando la utilice, antes de tapar nuevamente el recipiente de almacenamiento, secar la tapa, retirando el exceso de humedad para que no se pudran, alargándose así aún más “la vida útil” del vegetal.
  • Se debe trocear con la mano o con cuchillo de acero inoxidable para que no se marchite.
  • Después de picarla, colóquela en agua helada para que quede crocante y avivar el color. Escurrir en el puño de la mano o en centrífuga para vegetales.

Nutrientes y Propiedades:

(Ver contenido de nutrientes y sus propiedades en LOS VEGETALES).

Nota:

  • No congelar.
  • Revisar periódicamente el estado del producto para poder consumirlo a tiempo.