GUISANTE

Compra:

La ARVEJA FRESCA O GUISANTE, es una legumbre, con vaina de color verde que contiene granos de color verde,  pequeños y redondos.

Frescura:

EL GUISANTE con vaina, debe tener textura firme, color verde intenso, no verde claro.

Que al tacto esté llena de su grano, no plana.

Que no esté blanda (a punto de germinar o podrida), ni tampoco seca o de color amarillo porque está vieja.

Frescura:

EL GUISANTE sin vaina (desgranada) su grano ha de estar firme (no blando), verde intenso (no verde pálido o amarillenta) y sin brotes ni cráteres en su grano. Por lo general esta arveja no es muy fresca, a veces la desgranan para esconder su cáscara o vaina en mal estado.

-Hay también GUISANTE (deshidratadO). (Ver productos de despensa).

Al ir a comprar el producto en el supermercado, se aconseja:

  • Observar que el sitio de exhibición, esté limpio y adecuadamente refrigerado.
  • Escoger los productos, preferiblemente en este orden: Verduras, frutas, huevos, quesos y lácteos en general, después de los productos de despensa, pero antes de las carnes, aves, pescados y mariscos.
  • Al llegar a su destino refrigerar, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del mismo.

Usos:

La arveja se utiliza como ingrediente para muchos platos fuertes como estofados, guisados  y sopas típicas.

-Como guarnición, solas o con otras verduras. Gratinadas, en purés y en muchas otras preparaciones.

– Su vaina no se consume.

EL GUISANTE (deshidratado), se debe colocar en abundante agua potable y a temperatura ambiente para hidratarla, desde el día anterior a su preparación. O en agua hirviendo por al menos 2 horas antes.

Almacenamiento:

Se puede desgranar (sacar de la vaina), porcionar en bolsas plásticas y congelar. O refrigerar con vaina, en bolsa plástica y papel de cocina absorbente (seco) por dentro y colocarlas  en el “cajón de las verduras”, o en el frente de la nevera, no atrás porque es más frío y se queman o se pudren.

La duración depende de su frescura en el momento de su compra.

-Refrigeradas, 10 – 12 días o más.

-Congeladas, 1 mes o más.

Conservación:

Refrigerar. Congelar.

Duración:

10 – 12 días aprox. 1 mes aprox.

Tips:

Las arvejas para congelar, se pueden empacar todas en una bolsa, porque no se pegan si no se han humedecido y se sacan solo las que se van a utilizar.

-Se acorta el tiempo de cocción, al estar congeladas.

Nutrientes y propiedades:

La ARVEJA aportan fibra, aspecto muy importante para mantener sano nuestro sistema digestivo, facilitando la digestión y combatiendo el estreñimiento.

La fibra también ayuda a reducir los niveles de colesterol “malo” (LDL).

(Ver CONTENIDO DE NUTRIENTES y sus beneficios en LOS VEGETALES).

Nota:

No congelarlas con vaina (cáscara).

-Revisar periódicamente el estado del producto, su almacenamiento y conservación, para poder consumirlo a tiempo.