Productos Congelados

Productos Congelados

Propiedades Nutricionales de los Productos Congelados.

El proceso de congelación  afecta muy poco el valor nutricional de los alimentos. En la actualidad en el mercado de productos congelados, se utiliza la técnica de la ultracongelación, que según los expertos garantiza un 100% del contenido nutricional. Los alimentos se deben congelar rápidamente y a temperaturas que alcanzan -40ºC. De esta manera, se conservan la mayor cantidad de sus propiedades nutricionales , también algunas de las cualidades organolépticas (sabor, textura, color y olor), ya que por lo general estas se alteran un poco, sobre todo su textura y sabor, excepto en las carnes crudas.

En los alimentos frescos,  la pérdida de nutrientes que pueden experimentar desde que se recolectan hasta que se preparan, puede ser igual o mayor a las alteraciones durante la congelación.

Entonces los alimentos congelados de manera segura y adecuada, son de gran valor nutricional.

Textura de Los Productos Congelados.

La congelación  de TODOS los alimentos se debe efectuar inmediatamente se cosechan o se preparan. Se deben congelar  sin alteraciones y en condiciones inmejorables, es decir en su momento de óptima calidad.

Si se efectúa adecuadamente la técnica de congelado,  garantiza unas cualidades excelentes de los alimentos, mientras que una mala congelación supone una pérdida importante de nutrientes, sabor y textura.

Muy diferente es el congelado hecho en casa, pues al no poder aplicar o no tener la tecnología adecuada, los alimentos frescos que se congelan, sí pueden perder calidad en cuanto a nutrientes, textura, olor y sabor originales.

Compra de productos congelados.

Para comprobar el estado de los productos congelados que se van  a comprar en el mercado, se debe:

  • Analizar si se encuentran en vitrinas adecuadas de enfriamiento, que mantengan temperaturas constantes de congelamiento.
  • Los paquetes, sean vegetales, pescados, mariscos o empanados, deben  tener su contenido duro y suelto.

El empaque no debe tener escarcha, así se sabe que no se ha roto “la cadena del frío”.

Que el producto no esté en bloque o difícil de separar, ya que puede  contener agua o suceder que ha habido una descongelación parcial y ha sido congelado de nuevo.

No comprar los productos si presentan zonas blandas o descongeladas.

Los empaques deben estar intactos, nuevos sin rasgaduras o deshechos.

Comprar los de fecha más distante a cumplirse.

Es posible que los alimentos congelados no lleguen a nuestro congelador en sus óptimas condiciones, ya que durante el trayecto puede romperse la cadena de frío y, en este caso, se alteran las cualidades del producto. Se aconseja dejar para el final la compra de los congelados y colocarlos en una bolsa térmica para su transporte y de inmediato colocarlos en frío al llegue a su destino.

Insidencia de la descongelación en las características de calidad del producto.

Para tener éxito en la preparación y servicio de los ALIMENTOS CONGELADOS, se ha de tener presente el seguir al pié de la letra y pausadamente, las instrucciones de DESCONGELACIÓN del fabricante que se encuentran en el empaque. Si no se realiza correctamente, se puede arriesgar a que el producto pierda su calidad (textura, sabor, aroma, color, etc.).

Si son alimentos congelados en casa, se deben colocar primero a descongelar en el refrigerador (frigorífico) y luego llevarlos a cocción.

Puede también suceder que el tiempo de congelación haya superado los 6 meses o el año, cosa que puede también alterar sus características organolépticas y aún más si se ha realizado el procedimiento en casa.