TRUCHA

TRUCHA
TRUCHA

Compra:

La TRUCHA, es un pez de agua dulce. Todas las variedades de trucha son muy apetecidas por su delicioso sabor, aroma y se digiere fácilmente. Las hay de río (la rosada), de lago (plateada).

Su tamaño oscila entre los 20 y 40 cm de longitud y  más. Peso,  ½ kg. – 15 kg. Trucha de arrollo, marrón y arco iris. Su sabor es mucho mejor cuando está fresca.

Frescura:

Si no está congelada, debe ser de textura firme, olor fresco característico, no a amoniaco y color intenso.

El pescado se debe comprar al final del mercado, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del producto y al llegar a su destino final, colocarlo de inmediato en la nevera, ya sea a congelar o a refrigerar si se va a consumir máximo al otro día.

Usos:

Se puede preparar a la plancha, a la parrilla, al horno con verduras, escalfado y servido con salsas o mantequilla fundida.

Almacenamiento:

Refrigerar inmediatamente al llegar a su destino. Si se ha comprado congelada, colocar en el congelador si no se va a consumir en poco tiempo.

Su duración también dependerá de su frescura en al momento de la compra.

El pescado o cualquier otra carne se deben de pasar del congelador al refrigerador para ser descongelados, nunca descongelar a temperatura ambiente.

El pescado o cualquier otra carne, una vez descongelados no se deben volver a congelar, ya que se han activado los  microorganismos y pueden volverse tóxicos para el organismo.

Conservación:

Congelar.        Refrigerar.

Duración:  

2-3 meses aprox. 2 días aprox. 

Tips: Si desea que los filetes conserven su forma, no les retire la piel al cocinarlos.

Nota: Hay que tener en cuenta el evitar la “contaminación cruzada”, es decir, al almacenar un filete cocido no debe estar cerca de uno crudo.

El pescado  o cualquier otro alimento, se debe manipular con manos y utensilios limpios.