LUCIO

El LUCIO, es un pez de agua dulce. Se encuentra en ríos, estanques o lagos. Pueden llegar a pesar hasta 15 kg, aunque los mejores son los de 1–2 libras.

Frescura:

Textura firme, olor fresco, no a amoniaco. Si está entero, sus ojos deben ser cristalinos y saltones.

Si se compra el pescado ya sea congelado o no, se ha de tener cuidado de no perder la “cadena de frío”, razón por la cual se debe comprar  en el último momento antes de salir del supermercado y en lo posible colocarla en una bolsa térmica para su transporte. Al llegar a su destino colocarla en el congelador.

Usos:

Puede prepararse frito, a la parrilla o a la molinera, a la meunière o enharinado con salsa de mantequilla, limón y perejil.

Almacenamiento:

Colocar de inmediato en la nevera, si se va a consumir pronto. Adobar o sazonar.

Ya sea entero o porcionado, refrigerar condimentado si se va a preparar en 24-36 horas.

Empacar porcionado y congelar de inmediato, si se va a consumir después.

Hay que tener en cuenta el evitar la “contaminación cruzada”, es decir, al almacenar un filete cocido no debe estar cerca de uno crudo.

Para descongelarlo, páselo del congelador al refrigerador la noche anterior a su preparación, o colóquelo en agua a temperatura ambiente, dentro del refrigerador por 10 minutos. No descongelar a temperatura ambiente.

Conservación:

Congelar. Refrigerar.

Duración:  

3 meses aprox.      2 días aprox.

Tips:

Si desea que los filetes conserven su forma, no les retire la piel al cocinarlos.

Nota: Manipular el pescado con manos y utensilios (tablas, cuchillos, bolsas y recipientes) limpios.

El pescado se debe comprar al final del mercado, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del producto y al llegar a su destino final, colocar de inmediato en la nevera, ya sea a congelar o a refrigerar si se va a consumir máximo al otro día.

El pescado  o cualquier otro alimento, se debe manipular con manos y utensilios limpios.