BACALAO

BACALAO
BACALAO

Compra:

El BACALAO es un pez  marino o de agua salada, de carne laminada y se digiere con facilidad. Puede alcanzar un tamaño de entre 70 cm. hasta 125 cm. de largo y un peso hasta de 10 kg. Se encuentran en el Atlántico nororiental de Noruega, Terranova e Islandia, golfo de Vizcaya.

Dentro de algunas de sus características, es de vientre blanco y dorso verde oliva con tonalidades pardas. Su carne es magra y de un delicioso sabor.

Frescura:

Se puede detectar en su textura firme y olor fresco a mar. Cuando el pescado es fresco debe ser de color marfil, traslúcido. No debe ser muy blanco ni con manchas de sangre.

Sus presentaciones en el mercado: Fresco, en rodajas, filetes y trozos. Y seco o salado (proceso al que se somete en los países nórdicos para su conservación), en filetes.

El pescado se debe comprar al final del mercado, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del producto y al llegar a su destino final, colocarlo de inmediato en la nevera, ya sea a congelar o a refrigerar si se va a consumir máximo al otro día.

Usos:

Se puede preparar escalfado en salsas, asado, a la parrilla, etc. Los más pequeños se procesan para la elaboración de “palmitos de cangrejo”.

Almacenamiento:

A temperatura ambiente, cuando está seco. Congelado, tanto fresco, como seco o salado.

Su duración, refrigerado fresco, 2 días aproximadamente en el sitio más frío de la nevera. Refrigerada cocida, 5 días aproximadamente en la parte más fría de la nevera.  Congelado, 2 mes o más aproximadamente y también depende de su frescura al momento de la compra. Al descongelar, pasar al refrigerador. Nunca descongelar a temperatura ambiente. Una vez descongelado, no volver a congelar, porque se activan los microorganismos y se puede volver nocivo para la salud.

Conservación:

Congelar.       Refrigerar.    Temp. Ambiente.

Duración:    

2 meses aprox. 2 días aprox.     Seco o salado.

Tips:

Si desea que los filetes conserven su forma, no les retire la piel al cocinarlos.

Nota: Hay que tener en cuenta el evitar la “contaminación cruzada”, es decir, al almacenar un filete cocido no debe estar cerca de uno crudo.

El pescado  o cualquier otro alimento, se debe manipular con manos y utensilios limpios.