OSTRAS


 

Compra:

Las OSTRAS, ocupan un primerísimo lugar dentro de lo mariscos y una fina entrada.

Existen dos categorías: Portuguesa, de concha irregular y la aplanada o lisa.

De esta última hay tres clases: Arcachón, de carne blanca. Belón, de carne un poco rosada. Morennes, carne verde claro.

Frescura:

La compra o consecución de las ostras se debe hacer en expendios de confianza y conocer ciertas pautas importantes para conservarlas y así garantizar su frescura, debido principalmente a que se pueden comer crudas.

  • Se pueden conseguir vivas, deben estar cerradas y deben oponer resistencia cuando se van a abrir, es decir se retraen. Su olor debe ser fresco a mar. Su carne ha de ser firme y su líquido claro. Estas son las características que aseguran su frescura. Se deben consumir lo más pronto posible.
  • También las venden desconchadas, estas duran menos que las con concha.
  • Otra opción es congeladas. Estas no deben venir con la concha y mucho menos abierta.

Usos:

Las ostras se pueden consumir crudas con limón. También se pueden preparar cocidas  como entrada, entremés o guarnición. Apanadas o en salsas.

Las ostras crudas se sirven sobre hielo picado y con cascos limón y acompañadas de rebanadas de pan y salsas picantes o vinagretas.

Al ir a comprar mariscos congelados se debe tener en cuenta: 

  • Observar la fecha de vencimiento o caducidad del producto. Escoger la de cumplimiento más lejano. Que la fecha no esté tapada ni repisada es decir que no esté alterada.
  • Observar que el empaque y etiquetas estén en perfectas condiciones, no rotos ni en mal estado.
  • Escoger los mariscos al final en el supermercado, para no interrumpir “la cadena de frío” de los mismos.
  • Revisar que estén bien congelados y que el paquete no tenga escarcha, pues ahí se ve que ya han sido parcialmente descongelados.

Almacenamiento:

Las vivas, se deben conservar a bajas temperaturas entre los 2-4 grados C. de 1-3 días. Si es menor pueden morir.

Almacenar en recipiente abierto para que puedan respirar y con la parte más cóncava hacia abajo.

No dejarlas en agua dulce porque mueren.

Si usted mismo las va a recoger, que sea en aguas seguras y refrigerarlas máximo dentro de las próximas horas.

Desechar las ostras que tengan olor fuerte y las que estén abiertas contienen bacterias. Las que no se retraen porque cualquiera de las tres están muertas. También al golpearlas suenan diferente a las demás.

Las desconchadas se deben colocar en la nevera, entre 1-2 grados C. por 4-5 días.

En recipiente hermético y si las compra en recipiente, se pueden conservar en el mismo hasta la fecha de vencimiento impresa en este.

Se pueden congelar las desconchadas y nunca las con concha y menos la muertas.

Descongelar en la noche en el refrigerador. Nunca a temperatura ambiente.

Conservación:  

Congelar.          Refrigerar.

Duración:  

2 meses aprox.   2-4 días aprox.

Nota: Siempre manipular los mariscos o cualquier alimento, con manos limpias o guantes desechables y los que ya se han cocido, con utensilio limpio.