YOGUR

Compra:

El YOGUR, YOGURTH O YOGOHURT, es un producto lácteo de gran valor nutricional, que se obtiene mediante la fermentación de la leche, de vaca por lo general.

PRESENTACIONES.

-En garrafa, bolsa plástica, tetra-pack, y en presentación individual.

-Dietéticos, naturales o enteros.

-También en varios sabores.

Frescura:

Al ir a comprar EL YOGUR en el supermercado se deberá tener en cuenta,

  • Observar que la nevera donde se exhibe el producto, que funcione adecuadamente (que esté enfriando).
  • Mirar la fecha de vencimiento o caducidad del producto, que no esté tapada, adulterada o repisada. Escoger el producto con fecha lo más lejana posible.
  • Revisar que el empaque en óptimas condiciones, no sumido, ni averiado o golpeado, de igual manera las etiquetas que no están rotas ni deshechas.
  • Que su empaque y etiquetas, estén en perfectas condiciones, sin golpes ni roturas.

Que el empaque no esté soplado (inflado) porque esto indica que el producto ya está en descomposición.

  • Comprar el yogur al final del mercado, para que no se interrumpa “la cadena de frío del producto”.

Refrigerar al llegar a su destino.

Usos:

El YOGUR se puede consumir solo o acompañado de algún bocadito delicioso, en el desayuno, para la merienda o como postre.

-Como aderezo para ensaladas, el yogur natural sin sabor.

-Como ingrediente para la preparación de postres, helados, tortas y repostería en general, entre otros.

Almacenamiento:

El YOGUR se conserva refrigerado y bien tapado.

-En el refrigerador mantener los productos lácteos lejos de las carnes, pescados, verduras y frutas, para evitar la “contaminación cruzada”.

La duración también depende de:

– Su frescura en el momento de la compra.

– El cuidado en la manipulación, almacenamiento y conservación del mismo.

– El tiempo que se encuentre en la fecha (aproximada) de caducidad o vencimiento del producto.

En la fecha de caducidad o vencimiento del producto, el tiempo puede ser relativo, pues si se deja descuidadamente el producto fuera del refrigerador, puede durar menos.

O hay veces que dura más dependiendo de su manipulación, almacenamiento, conservación y de la poca interrupción en la “cadena de frío” que haya tenido.

Conservación:

Refrigerar.

Duración:

Fecha de Vencimiento Aproximada.

Tips:

Para el almacenamiento en la nevera del yogur en bolsa, después de abrirlo, colóquele en su abertura para que no se derrame si se voltea, una pinza de plástico de las que venden para cerrar   bolsas en la cocina, es práctico y evitará regueros.

– El tiempo que se encuentre en la fecha de caducidad o vencimiento del producto, el tiempo es aproximado ya que hay veces que la fecha no se ha vencido y puede suceder que el envase se sopló porque el producto se dañó y hay que desecharlo.

También puede suceder que la fecha ya se venció, pero el producto continúa en buen estado por más tiempo y se puede aprovechar.

Esto se resuelve oliéndolo y probándolo para comprobar su estado de frescura.

Nutrientes y propiedades:

El YOGUR, es rico en proteínas de alto valor.

Vitaminas del grupo B (en especial B2 o riboflavina) y vitaminas liposolubles A y D. Calcio de fácil asimilación.

– Su contenido graso y de vitaminas A y D, dependerá de si se trata de un yogur completo, enriquecido en nata, siendo gran parte grasas saturadas.

– El valor calórico es en función de la cantidad de grasa, pero también de si se han añadido o no durante el proceso de elaboración ciertos ingredientes adicionales: azúcar, mermelada, frutas frescas, cereales, frutos secos, etc.

– Los nutrientes del yogur, se asimilan y aprovechan mejor que los de la leche, gracias a la fermentación producida por las bacterias acidolácticas.

La mayor parte de quienes padecen de intolerancia a la lactosa, pueden incluirlo en su alimentación cotidiana, ya que la presencia de lactosa es mínima dada su transformación en ácido láctico.

Estudios demuestran, que las bacterias vivas de este producto, contribuyen a equilibrar la flora bacteriana de nuestro intestino.

Potencia el sistema de defensas contra infecciones y otras enfermedades, razón por la que el yogur es un alimento probiótico.

Es recomendado tras un periodo de diarrea y de consumo de antibióticos. También para personas con dificultades en la digestión, se aconsejan las leches fermentadas con bifidus activo, llamados yogures “bio”, por ser menos ácidos que los yogures convencionales.

No deben tomar YOGUR personas con alergia a la PROTEÍNA DE LA LECHE DE VACA.

(Ver también NUTRIENTES Y PROPIEDADES en  los LÁCTEOS).

Nota:

Mantener refrigerado el sobrante después de servir.

– Si se ha comprado el producto en envase familiar (no personal), nunca beber directamente de este, sino servir en un vaso.

Esto, para no contaminarlo con saliva, ya que esta contiene una enzima la “ptialina”, que degrada los alimentos, dañándose el del envase.

Servir y consumir de inmediato.

Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo.