LÁCTEOS

Compra de los Lácteos:

Dentro del grupo de los LÁCTEOS encontramos: La leche de origen animal que contiene LACTOSA (azúcar de la leche), y sus derivados como: Quesos, mantequilla, Kumis, Yogurt y bebidas con leche, entre otros.

Hay bebidas y quesos de origen vegetal como los de soja, almendras, nueces, arroz y avena, entre otros, que se incluyen en este grupo, así no contengan lactosa, solo por su aspecto lechoso.

Se ha de tener en cuenta para la compra de LÁCTEOS:

  • Observar que la nevera en la que se exhibe el producto, esté funcionando adecuadamente, es decir que esté enfriando ya sea para refrigerar o congelar.
  • Revisar la fecha de vencimiento o caducidad del producto, que esté vigente y en lo posible escoger la más lejana a su cumplimiento.

Ver que no la hayan adulterado, tapado o esté borrosa.

  • Mirar que los empaques estén en perfectas condiciones, no rotos o sus impresiones borrosas.

Que no estén inflados, porque todo esto demuestra que el producto no está fresco y es más, puede estar ya en descomposición.

  • Los lácteos se deben comprar al final del mercado, después de los productos de despensa, con las frutas y las verduras, y antes que las carnes, para que estén el menor tiempo posible sin refrigerar y no interrumpir “la cadena de frío” del producto.
  • Refrigerar de inmediato al llegar a su destino.

(Ver más consejos y características de FRESCURA O ESTADO de LOS LÁCTEOS en el momento de la COMPRA, en cada uno de ellos.

Usos:

Los lácteos se deben incluir en toda dieta balanceada, por su gran valor nutricional. (Ver usos específicos para cada producto).

Almacenamiento:

(Ver el almacenamiento específico para cada producto).

Tips:

(Ver Tips en cada uno de los LÁCTEOS).

Nutrientes y Propiedades:

La información NUTRICIONAL sobre este y otros alimentos ha sido obtenida de diversas fuentes y podría no ser exacta, por esta razón se ha de consultar con el médico, antes de comenzar a ingerir cualquier alimento prohibido o inusual dentro del régimen alimentario, o de hacer cambios en la dieta.

Los lácteos, son LA LECHE y los alimentos derivados de esta, que se caracterizan por contener principios nutritivos similares y que aportan grandes beneficios para la salud.

La leche de origen animal, puede ser de vaca, búfala, cabra u oveja, entre otras y sus derivados como el kumis, yogur, crema de leche y quesos, entre muchos más.

Es conveniente conocer sobre los NUTRIENTES que aportan el consumo de LÁCTEOS, al organismo humano.

  • Proporcionan cantidades importantes de proteína, vitaminas y minerales.
  • Ricos en calcio, incrementan la masa ósea en el crecimiento de niños y adolescentes y ayudan a reducir pérdida ósea de adultos.
  • Estudios sugieren que si consumimos 3 porciones diarias de productos lácteos ricos en calcio, puede ayudar a mantener un peso sano.

Cuando se incluiyen en una dieta baja en calorías, pueden aumentar la pérdida de peso y grasa corporal.

  • Reducen el riesgo de derrames cerebrales. 
  • Investigaciones también han demostrado que la incorporación de la dieta una dieta rica en fruta y verduras, que incluye 3 porciones diarias de alimentos lácteos, es una manera efectiva de disminuir la presión arterial. 
  • Los lácteos ayudan a controlar la concentración de colesterol malo en la sangre.
  • Previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Los quesos frescos.

Fortalecen los huesos gracias a su aporte en calcio, vitamina A y D.

Ayuda a controlar el peso corporal, ya que el calcio y sustancias hormonales que contienen como las exorfinas ayudan a controlar la ansiedad y el apetito.

Regulan la hipertensión arterial ya que por lo general son alimentos bajos en sodio.

El queso puede ayudar a reducir el riesgo de caries dentales.

Los quesos maduros

en caso de tensión arterial alta, se deben evitar.

Al excluir a la leche y sus derivados de la dieta alimentaria, sin la asesoría de un profesional (nutricionista), se corre el riesgo de tener deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales. Principalmente en el caso de los niños, lo que afecta gravemente su desarrollo físico y mental. 

Organismos internacionales como la FAO y la UNESCO recomindan la leche como alimento indispensable para la nutrición humana, especialmente para los niños.

Principios nutricionales de los lácteos por cada 100 grs de alimento.

Proteínas: Entre 3 a 35 gr.

PROTEÍNAS

(aminoácidos esenciales), indispensables para el funcionamiento del organismo.

Son indispensables para el desarrollo celular.

Se encuentra en las carnes, aves, pescados, mariscos, huevos y algunos vegetales como las legumbres (fríjol, soja, lenteja), entre otros.

Carbohidratos: Entre 5 a 50 gr.

Grasas: Entre 1 a 25 gr.

Minerales (si es un lácteo fortificado).

MINERALES.

CALCIO.

Constituye el 50% de los minerales presentes en el cuerpo humano.

Previene las hemorragias.

Ayuda a mantener constantes los latidos del corazón.

Para el mantenimiento y desarrollo de huesos, uñas y dientes.

Ayuda en la coagulación de la sangre y el buen funcionamiento de los músculos.

POTASIO.

Desarrolla las células de los músculos y los glóbulos rojos de la sangre.

Es básico para el tejido muscular.

Para la formación de glucógeno.

Evita el cansancio muscular.

HIERRO.

Es el componente principal de los glóbulos rojos y la hemoglobina en la sangre, por tal razón es fundamental para la formación de estos.

Ayudan a la construcción de las células sanguíneas.

Crea resistencia contra la fatiga.

Ayuda a evitar la anemia.

VITAMINAS.

VITAMINA A.

Es importante para el crecimiento normal del cuerpo humano (niños y adolescentes).

Protege la superficie del tracto respiratorio (garganta y bronquios.

Protección para ojos y piel.

Estimula el apetito y es buena para la digestión.

Protege contra las infecciones.

VITAMINA D.

Para la formación de huesos y dientes fuertes.

Regula el metabolismo.

Ayuda para la absorción del fósforo y del calcio.

VITAMINA C

o Ácido ascórbico. (Vitamina hidrosoluble).

Se debe consumir a diario debido a que el cuerpo no la puede almacenar.

Fortalece el sistema inmunológico.

Ayuda en la reparación de los tejidos (conectivo).

Contribuye a la formación de colágeno.

Mantiene la fuerza de los vasos sanguíneos e incrementa la resistencia a las infecciones.

Útil para cicatrizar las heridas.

VITAMINA A.

Es importante para un crecimiento normal.

Protege la superficie del tracto respiratorio, la garganta, los tubos bronquiales, los ojos y la piel.

Ayuda a resistir las infecciones.

Estimula el apetito y es buena para la digestión.

Teniendo en cuenta cuales son los nutrientes que contienen los lácteos es posible determinar las propiedades benéficas de estos.

El calcio que contiene regula la acidez gástrica.

Los quesos maduros contienen calcio pero también mucha grasa que puede irritar la mucosa del estómago.

Se aconseja consumir quesos frescos (blancos) que también son ricos en calcio y con poco contenido graso.

DIETA BALANCEADA.

Se ha de recordar que para una dieta balanceada, se deben consumir alimentos de los 5 grupos:

  • PROTEÍNAS: Son indispensables para el desarrollo celular aminoácidos esenciales).

Se encuentra en las carnes, aves, pescados, mariscos, huevos y algunos vegetales como las legumbres (fríjol, soja, lenteja) entre otros.

  • CARBOHIDRATOS (hidratos de carbono): Aportan energía al organismo, como lo son la fibra alimentaria y los azúcares.

Se encuentran en los vegetales como el trigo, la papa, el plátano y algunas frutas, entre otros.

  • LÍPIDOS: Grasas animales y vegetales.
  • VITAMINAS: Sustancias esenciales para el buen funcionamiento del organismo humano.

Se encuentran en las frutas y verduras y en la gran mayoría de los alimentos.

  • MINERALES: Frutas y verduras y en la gran mayoría de los alimentos.

Entonces, toda dieta balanceada debe contener: Carnes, legumbres, frutas, verduras, huevos, cereales, lácteos y grasas (vegetal o animal).

Un gran amigo médico aconseja, que para la CANTIDAD promedio de alimentos a consumir, se puede tomar como referencia (aproximada), las manos de la misma persona para calcular su porción de alimento por comida así:

– De proteína: El tamaño de la palma de su mano.

– Carbohidrato: Lo que pudiera contener en el puño de esta.

– Vegetales y/o frutas: Las 2 manos juntas y extendidas.

Y lo ideal sería, que siempre hubiese una proteína, un carbohidrato y una fruta y/o verdura, en cada una de las 3 comidas diarias principales: Desayuno, almuerzo y cena.

Nota:

-Se debe recordar que la “vida” útil del producto, depende de su frescura en el momento de la compra, de la fecha (aproximada) de vencimiento y de su posterior almacenamiento y conservación.

-Siempre manipular con manos y utensilios limpios.

-Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo.