HUEVOS DE ÑANDÚ

HUEVOS DE ÑANDÚ

Compra:

Los HUEVOS DE ÑANDÚ, (Huevos de ave).

Son de gran tamaño como los de avestruz. Se calcula que un huevo de gallina es la veinteava parte de uno de ñandú aproximadamente.

Frescura de los huevos de ñandú:

Al comprarlos asegúrese que estén en buen estado, sin golpes y que su cáscara sea mate, NO BRILLANTE, ya que por lo general NO SON FRESCOS.

Un huevo fresco también se caracteriza por su cáscara gruesa y sólida. Olor fresco a “huevo”.

Los de menor calidad son huevos sucios, con cáscara rota, frágil, áspera o deforme.

Si tiene cascara rajada es mejor no consumirlo.

Usos:

Para el desayuno como plato principal, como ingrediente en repostería, como guarnición (acompañamiento) en tortillas y duros rellenos.

Almacenamiento de los huevos de ñandú:

Se conservan refrigerados y si es posible colocarlos en un recipiente verticalmente con la punta hacia abajo.

Al refrigerar, colocarlos separados de olores fuertes, así conservan mejor su frescura.

Se ha de recordar que la duración del producto, también depende de la frescura en el momento de su compra y de su posterior almacenamiento y conservación.

Conservación: 

Refigerados

Duración:

1 mes aproximadamente.

Tips:

Un huevo fresco al partirlo, se aprecia la yema abultada no aplanada, de color amarillo con posición central.

La clara, transparente levemente amarilla, firme y densa  (espesa, viscosa) y se mantiene recogida. Su olor debe ser suave y agradable, a “huevo”.

Cuando no está fresco la yema es aplanada y la clara, delgada y fluida (líquida) y se extiende en el recipiente.

Otra manera de conocer la frescura de un huevo, es colocándolo en un recipiente con agua con sal,  si  se va al fondo es fresco y mientras más flote es menos fresco, y si llega a la superficie está dañado.

Un punto de sangre dentro del huevo no es problema, simplemente se retira con una cuchara.

Nutrientes y propiedades: (Ver NUTRIENTES Y PROPIEDADES en los HUEVOS).

Nota:

Los huevos frescos son de mejor sabor y más saludables.

No se deben comprar huevos sucios y menos con excremento, por el peligro de la salmonella.

Revisar periódicamente el estado del producto, para poder consumirlo a tiempo.

Visite nuestro nuevo canal de youtube