CARNE DE CORDERO

Compra:

La carne de cordero es rosada, su grasa firme abundante y blanca. Es muy tierna y sabrosa cuando se encuentra en su óptimo estado de frescura.

Al ir a comprar el producto al supermercado se deberá tener en cuenta,

  • Observar que la nevera donde se exhibe el producto, funcione adecuadamente (que esté enfriando).
  • Observar la fecha de vencimiento del producto o caducidad del mismo, que no esté tapada, ni alterada, ni repisada. Escoger el producto con fecha lo más lejana posible.
  • Revisar el empaque, que esté en óptimas condiciones, no sumido, averiado o golpeado. Tampoco con etiquetas rotas o desechas.
  • Mirar que el empaque no esté inflado (soplado), porque esto es indicio de que  el  producto ya está en descomposición.
  • Comprar el producto al final del mercado, para que no se interrumpa “la cadena de frío” del mismo.

No se debe dejar mucho tiempo expuesto al calor dentro del automóvil, ni fuera del congelador (porque se acorta su vida útil), máximo 30 minutos para no interrumpir “la cadena de frío” del pavo, lo que impide la proliferación de bacterias que causan enfermedades.

Si es posible se debe transportar en bolsa térmica y lejos de productos contaminantes como limpiadores, aceites para automóvil o gasolina ya que absorbe dichos olores.

Así mismo al llegar a su destino, colocarlas de inmediato en el refrigerador.

Usos:

Se prepara al pastor (amarrada a un espetón), asado, al horno, braseado o estofado.

Si es un animal viejo, hay que adobarlo muy bien  para quitarle el sabor a lana.

Almacenamiento:

Refrigerado crudo y adobado, si se va a consumir pronto, de lo contrario congelar en las porciones que se han de usar para cada comida, 4 meses aproximadamente por causa de su grasa que va cambiando su sabor con el tiempo. Refrigerado cocido, 4 días aproximadamente.

Conservación:

Congelar. Refrigerar.

Duración:  

4 meses aprox.    2-4 días.

Nota:

Si se ha descongelado la carne no se debe volver a congelar.

Es indispensable lavar con agua y jabón, TODO lo que haya tocado la carne cruda (manos, recipientes, tablas, mesones, bandejas, etc.) antes y después de su manipulación, aún si se va a seguir porcionando la carne cruda de otra clase de animal.

Siempre se debe lavar todo después de cada proceso.

Las carnes se deben comprar al final del mercado, para que no se pierda la “cadena de frío” del producto. Así mismo al llegar a su destino, colocarlas d inmediato en el refrigerador.