AVES

AVES 1. Pavo. 2. Oca o ganso. 3. Pato Barbary. 4. Pintada o gallina de Guinea. 5. Pato azulón. 6. Coquelet o pollito. 7. Codorniz. 8. Perdiz. 9. Pichón. 10. Faisán. 11. Pollo. 12. Pato de Aylesbury.

Compra:

Las AVES, las hay de carne blanca, roja y negra (caza). (Ver cada clase de ave).

Se deben comprar en establecimientos donde tengan un buen manejo y conservación de las carnes de ave y subproductos.

El sitio ha de tener buenas condiciones físicas, limpio, paredes con enchape en material sanitario.

Personal, con dotación adecuada.

Buena exhibición del producto ya sea refrigerado o congelado.

Las tiendas con marca propia, almacenes de cadena y supermercados, son los mejores y más confiables.

En los últimos dos, ha de ser al final de las compras cuando se deben comprar las aves y carnes en general, para no interrumpir la “cadena de frío” del producto.

Las presentaciones en las que vienen las aves son:

  • Congeladas enteras (con piel, con o sin vísceras).

Son menos perecederas, que por piezas o canales.

Si no se va a consumir pronto el ave y le gustan las vísceras (hígado, corazón, molleja y cuello) para caldos o salsas, se deben comprar por separado, ya que no conviene descongelarla para extraerlas de su interior.

  • Refrigeradas y por piezas, pechuga (suprema), piernas (muslos o colombinas) y perniles (contra muslos o cuadrados), con o sin piel (limpias).

Se recomienda no dejar mucho tiempo la carne expuesta al calor, dentro del automóvil, o fuera del refrigerador, porque se acorta su “vida útil”.

Máximo 30 minutos para no interrumpir “la cadena de frío” del producto, que es lo que impide la proliferación de bacterias causantes de enfermedades.

En lo posible las aves y la carne en general, se deben transportar en bolsa térmica y lejos de productos contaminantes como limpiadores, aceites para automóvil o gasolina, ya que absorbe con facilidad dichos olores.

La frescura de las AVES se notará en su:

  • Olor característico, fresco y suave (que no tenga olor a pluma, ni cualquier otro mal olor).
  • Piel (pellejo o cuero) húmeda, delgada, de color blanco (no rosado, amarillo o gris y mucho menos violeta, púrpura o verde, características de un ave vieja y dañada este último.

No debe tener manchas.

  • Carne ligeramente de color rosado (sonrosada) y grasa blanca (no amarilla, que indica poca frescura).

Solo en los pollos campesinos la piel es dura y amarilla junto con su  grasa, debido a que han sido alimentados con maíz.

  • Textura de la carne, firme, suave y brillante (no viscosa, babosa, o pegajosa) no debe tener mucha grasa.

Ha de ser elástica al tacto, que al presionar con el dedo recupere su forma de inmediato.

La pechuga ha de ser redondeada (no plana).

  • El mejor estado para comprar las aves es refrigerado, que se sienta bien frío.
  • Mirar fecha de empaque y fecha de vencimiento o caducidad del producto.

Escoger en lo posible, la más lejana a su cumplimiento.

Revisar que no esté borrosa, repisada o adulterada.

  • Observar empaques y etiquetas, que estén en buen estado.
  • Se deben comprar las aves al final del mercado junto con las demás carnes, para que no se interrumpa la “cadena de frío” del producto.

Refrigerar o congelar de inmediato al llegar a su destino.

Usos:

Dentro de toda dieta balanceada se deben incluir las proteínas y la CARNE DE AVE es otra de las fuentes más importantes para aportar al organismo este nutriente, entre MUCHOS otros. (Ver Tips).

Se utiliza como plato fuerte o como ingrediente en infinidad de preparaciones, ya que es de gran valor nutricional y se pueden emplear métodos de cocción variados.

Almacenamiento:

El día que se hace mercado, al llegar a casa, se debe contar con tiempo suficiente para poder organizar: Porcionar, empacar, etiquetar y almacenar la CARNE DE AVE, según su posterior uso (cortes) y de acuerdo al número de personas (comensales) que se alimentan en casa cada día, dejándolas listas para conservarlas de la manera que más adecuada (refrigerar o congelar).

Así será más ágil, rápida y práctica la preparación de los alimentos diariamente. (Ver cada clase de carne)

PESO APROXIMADO POR PORCIÓN.

La porción de carne de ave (sin hueso) que se aconseja es de 125 – 200 gr. para adultos.

Para niños la porción serían de unos 10-15 gr. por cada año de edad.

Tips: Es conveniente conocer un poco sobre los nutrientes que aporta el consumo de CARNE DE AVE, al organismo humano.

Ejemplo: CARNE DE POLLO. Cantidad por cada 100 gramos.

Calorías 239

La carne del pollo es una gran fuente de proteínas.

PROTEÍNAS:

Son indispensables para el desarrollo celular aminoácidos esenciales).

Se encuentra en las carnes, aves, pescados, mariscos, huevos y algunos vegetales como las legumbres (fríjol, soja, lenteja) entre otros.

Aporta también minerales esenciales para el organismo como lo son el potasio y el calcio.

HIERRO.

(Gran contenido en las carnes rojas).

Es el componente principal de los glóbulos rojos y la hemoglobina en la sangre.

Ayudan a la construcción de las células sanguíneas.

Resistencia a la fatiga.

Evita la anemia.

POTASIO.

Desarrolla las células de los músculos.

Para el tejido muscular y en la formación de glucógeno.

Evita el cansancio muscular.

CALCIO.

Constituye el 50% de los minerales presentes en el cuerpo humano.

Ayuda a mantener constantes los latidos del corazón.

Para el mantenimiento y desarrollo de huesos, uñas y dientes.

Ayuda en la coagulación de la sangre y el buen funcionamiento de los músculos.

ZINC.

Sirve para conservar la piel.

Ayuda al crecimiento de los niños y adolescentes.

Para la curación de las heridas.

Fortalece el sistema inmunológico.

Aporta vitaminas del complejo B.

VITAMINAS DEL COMPLEJO B.

(Vitaminas hidrosolubles).

Se debe consumir a diario debido a que el cuerpo no la puede almacenar.

Favorece la generación de glóbulos rojos y mantiene un buen estado del sistema nervioso.

Benéfica para los ojos y el pelo (cabello).

Evita el cansancio y la fatiga.

VITAMINA B1 o Tiamina.

Esecial para el crecimiento de los niños y adolescentes.

Para el metabolismo.

Y el sistema nervioso.

VITAMINA B2 o Riboflavina.

Importante en la respiración celular.

Antiinflamatorio.

VITAMINA B6.

Ayuda en los síntomas del embarazo como las náuseas.

Estimula el apetito.

VITAMINA B12.

Interviene en el crecimiento de niños y adolescentes.

Antianémico.

La carne de pollo, proporciona una gran sensación de saciedad, factor muy importante en la pérdida de peso.

Se recomienda para las personas enfermas, por ser un alimento muy nutritivo, suave para el estómago y que alimenta rápidamente.

Contiene pocas calorías.

PARTES DEL POLLO Y SUS NUTRIENTES.

Al consumir pollo, por lo general hay preferencias respecto a las presas (piezas) de este.

Según la parte que se coma se han de recibir los nutrientes.

Por ejemplo, las partes más oscuras, tienen más cantidad de hierro, zinc y vitaminas del complejo B pero contienen más calorías.

Por esta razón se aconseja a las personas que necesitan subir de peso, que coman piernas y perniles de pollo.

Si se desea bajar de peso, se recomienda consumir carne blanca (pechuga o suprema).

La piel del pollo por contener mucha grasa, se sugiere evitar su consumo, para cuidar la salud.

Se puede preparar el pollo retirándole la piel y cociéndolo a la “plancha” es más saludable, que frito, pues en esta preparación, se utiliza más grasa.

Adobar antes el pollo con sal, pimienta y limón, dejándolo condimentar por unos minutos y quedará saludable y delicioso.

NUTRIENTES QUE DEBE CONTENER TODA DIETA BALANCEADA.

Se ha de recordar que para una dieta balanceada, se deben consumir alimentos de los 5 grupos:

  • PROTEÍNAS: Son indispensables para el desarrollo celular aminoácidos esenciales).

Se encuentra en las carnes, aves, pescados, mariscos, huevos y algunos vegetales como las legumbres (fríjol, soja, lenteja) entre otros.

  • CARBOHIDRATOS (hidratos de carbono): Aportan energía al organismo, como lo son la fibra alimentaria y los azúcares.

Se encuentran en los vegetales como el trigo, la papa, el plátano y algunas frutas, entre otros.

  • LÍPIDOS. Grasas animales y vegetales.
  • VITAMINAS. Frutas y verduras y en la gran mayoría de los alimentos.
  • MINERALES. Frutas y verduras y en la gran mayoría de los alimentos.

Entonces una dieta balanceada debe contener:

Carnes, frutas, verduras, cereales, legumbres, lácteos, huevos y grasas.

Nota:

Se debe recordar que la “vida” útil del producto, depende de su frescura en el momento de la compra, de la fecha (aproximada) de vencimiento y de su posterior almacenamiento y conservación.

Revisar periódicamente el estado del producto (fecha de congelación), para poder consumirlo a tiempo.

Siempre manipular con manos limpias o guantes desechables y los que ya se han cocido, adicionalmente con utensilios limpios.